Bronceado

Estética y Spa

Categoría:

Bronceado

Descripción:

Bronceado inteligente

 

En los países occidentales, lucir una piel bronceada es deseable y considerado atractivo. Sin embargo, esta práctica debe de realizarse con sumo cuidado y conociendo los riesgos que esto implica.

 

El bronceado es la respuesta de la piel a la exposición de la radiación ultravioleta (UV). Esta radiación puede provenir tanto de sol como de fuentes artificiales como las cámaras de bronceado.

 

La melanina es el pigmento que da el color a la piel, de su producción depende que tan bronceada quede una persona. Es producida por unas células llamadas melanocitos, y su función es bloquear los rayos UV, es decir, son un mecanismo de protección del cuerpo.

 

Las personas con piel más oscura producen más melanina, y por tanto tienen una menor probabilidad de quemarse, mientras que las de piel más clara tienen una mayor probabilidad de quemarse. Para esto existe una clasificación de tipos piel conocida como Fitzpatrick, que toma en cuenta ciertas características de la piel, entre ellas el color y la capacidad de broncearse, se conocen como fototipos.

 

El fototipo es una característica muy importante para tomar en cuenta antes de broncearse o ingresar a una cámara de bronceado. De acuerdo con el fototipo se escoge el factor de protección solar, así como el tiempo de exposición, y la frecuencia de las sesiones.


Efectos positivos del sol


  • Estimulan la síntesis de vitamina D, refuerzan el sistema inmune y favorece la formación de hemoglobina. Es un buen complemento en el tratamiento de ciertas enfermedades como la psoriasis y el vitiligo.

  • A nivel mental, proporciona energía y vitalidad, gracias a su influencia sobre ciertos neurotransmisores responsables del estado de ánimo.


Efectos negativos del sol


  • Abusar de la exposición solar o a cámaras de bronceado puede causar efectos indeseables a corto y a largo plazo.

  • A corto plazo puede causar eritema, o quemaduras. Inclusive náuseas, vómito, dolor de cabeza. 

  • A largo plazo puede generar alteraciones en la piel, como envejecimiento prematuro, y predisponer al cáncer de piel.


Por lo anterior, el uso de cámaras de bronceado se debe se hacer de manera responsable e inteligente, teniendo en cuenta las siguientes precauciones:


  1. Evitar el uso de cámaras si padece o ha padecido de cáncer en la piel.

  2. Mencionar cualquier condición dermatológica o enfermedad en la piel antes de usar la cámara de bronceado.

  3. Elegir el fotoprotector adecuado según su fototipo.

  4. Proteger las zonas más frágiles, como lo son los ojos y los labios.

  5. Evitar las exposiciones prolongadas. Es mejor emplear períodos cortos y más constantes.

  6. Evitar las cámaras de bronceado en menores de 20 años.

  7. Evitar el consumo de alcohol.

  8. Si desea intensificar el bronceado, puede ingerir betacarotenos, como el que se encuentra en la zanahoria, papaya, mandarina, calabaza.

  9. Exfoliar la piel previo al bronceado, esto permite un bronceado uniforme y de mayor duración.

  10. Hidratarse. Consuma suficientes líquidos.

  11. Hidrate su piel. Procure que su paquete de bronceado incluya una crema hidratante y envolturas que ayuden a mantener su piel hidratada.